Bell Ville, Jueves 30 de Agosto de 2018
 

Las dos caras de la verdad

Las antiguas prácticas de los sofistas griegos parecen renacer de las cenizas de la antiguedad, cuando ciertos actores de la política de nuestro país formulan declaraciones que inconcebiblemente pretenden negar la verdad sobre determinados aspectos de una realidad que ha saltado a la luz en los últimos tiempos, en forma más que evidente e incontrovertible.
Para los sofistas era verdad todo aquello que cada uno siente como tal. Nosotros en cambio, entendemos que dejar de reconocer lo que es una única verdad como principio fundamental de todas las cosas o pretender tergiversarla para defender lo que es indefendible, constituye de por sí una aberración, pero al mismo tiempo un riesgo que atenta contra el más sólido sostén de una sana convivencia entre los ciudadanos, conduciendo a la sociedad a una situación de características anárquicas, en la que ciertos sectores se sienten con derecho a imponer arbitrariamente sus propios razonamientos, aunque éstos no pasen de ser más que una falacia y no vacilen en recurrir a procedimientos irregulares para lograr sus objetivos.
Esta situación se traduce necesariamente en un debilitamiento de la seguridad jurídica e institucional de un país, lo que pone en peligro la estabilidad de todo estado de derecho y genera las condiciones favorables para el surgimiento e instalación de regímenes autoritarios o dictatoriales, que simulan condolerse defendiendo los derechos inalienables de las capas más bajas y necesitadas de una sociedad, pero que en realidad buscan atraerse el apoyo de las mismas para satisfacer sus propias ambiciones personales y materiales.
La contracara de esta situación la constituye la actitud de quienes conduciendo las riendas del poder, desconocen la otra verdad, la que surge del legítimo derecho a peticionar y reclamar la existencia de un orden basado en una auténtica justicia social, sin que todo esto signifique de ninguna manera entrar en un simple juego de palabras, porque la verdad es, en definitiva, única e irreversible, cuando se halla basada en la realidad y la evidencia de los hechos.
J.E.G.

   
       
 
Diseñado para Semanario El Sudeste <03537 15660224> Resolución óptima: 1024 x 768 px © Copyrigth 2009-2018